Posts Tagged ‘alcachofa’

Tortilla de Alcachofas

Esta receta la aprendí de mi madre, nos encanta en casa ya que nos gustan muchísimo las alcachofas, espero que os guste la receta es muy sencilla y si la probais fijo que repetis.

INGREDIENTES

5 Alcachofas

4-5 Huevos Ecológicos

1 Chorrito de Leche

Sal

Aceite de Oliva

ELABORACIÓN

Quitar las hojas externas, la pelusilla interior de las alcachofas. Cortarlas a láminas finas. También se pueden añadir ajitos tiernos que le daran un toque buenísimo a la tortilla, en esta ocasión no tenía por casa.
En una sartén con un poco de aceite caliente poner las alcachofas , salar y a fuego medio-bajo dejar que se doren. Batir los huevos junto con la leche y un poquito de sal, cuajar la tortilla, darle la vuelta con ayuda de un plato y que se cuaje por el otro lado.

A continuación servir y disfrutar.

Compartirlo


Anuncios

La Alcachofa

La alcachofa es rica en fibra, vitaminas y minerales. Por sus cualidades es muy utilizada en medicina natural. Por otro lado tiene un bajo contenido en calorías. La alcachofa viene a convertirse en un verdadero y auténtico manjar para muchos, y puede ser un alimento adecuado en dietas de adelgazamiento, ya que puede ayudar a perder peso y a bajar esos kilos de más.

Constituye a su vez un alimento sano que no puede faltar en una alimentación equilibrada, ya que posee unos importantes beneficios y propiedades diversas muy importantes para la salud.

Además, son deliciosas en ensaladas y platos calientes, y son ideales para niños y adultos, gracias a las diferentes virtudes que posee.

Beneficios y propiedades de la alcachofa

La hoja de la alcachofa contiene magnesio, potasio y esteroles, los cuales actúan en cierta sinergia con la cinarina, una sustancia tanto aromática como amarga.

Eso sí, la alcachofa presenta una importantísima actividad reguladora de la secreción biliar, estando indicada en casos de mala digestión de las grasas, ictericia e hígado perezoso.

Ayuda a regenerar las células hepáticas, ayudando a combatir las sustancias tóxicas, y puede ser ideal en casos de hígado graso, a la vez que es capaz de reducir el colesterol alto.

Además, la alcachofa puede convertirse en un excelente depurativo, ayudando a nuestro organismo a expulsar las diferentes toxinas y sustancias que no necesita.

Por este motivo, tampoco debemos olvidarnos tampoco de su consumo en dietas de adelgazamiento y de control de peso.

Temporada
La temporada por excelencia de la alcachofa es en otoño y mediados de invierno. Hay otra temporada en primavera, de marzo a junio. Las altas temperaturas la afectan negativamente, endureciendo sus hojas y adquiriendo un sabor excesivamente amargo.

Cómo se compra?
Las mejores alcachofas son las que presentan un buen tamaño y peso. Se debe procurar elegir aquellas que tengan las hojas bien prietas, pero al mismo tiempo cuando se ejerce presión con el dedo manifiesten un cierto movimiento.
A veces tienen las hojas ennegrecidas. Esto se produce especialmente en inviernos fríos y suele afectar solo a la parte externa ya que por dentro se mantiene fresca. Hay que comprobar siempre que solo las hojas externas se encuentren así.
La mejor forma de comprobar si están frescas es apretar la zona ancha donde se engancha el rabito y lo ideal es que crujan. Si por el contrario está blando y con manchas, deben descartarse.

Conservación
Es recomendable utilizarlas enseguida, aunque pueden conservarse hasta una semana en la nevera. Si se compran con tallo, éste debe estar firme. Se conservan bien introduciéndolas en agua como si fueran flores.

Cocción
Para evitar que se oxide una vez cortada hay que rociarlas con limón o sumergirlas en agua con limón. Las hojas exteriores conviene retirarlas ya que son duras y amargas. Al cocinarlas es conveniente evitar hervores prolongados porque afecta a su sabor y textura. Para que queden tiernas tras su cocción, se puede añadir un poco de zumo de limón y una cucharadita de harina al agua de la cocción. Podemos cocerlas y freírlas a la vez, colocándolas de pie sobre una cazuela y ponerlas a cocer con agua hasta la mitad de la alcachofa; cuando comience a hervir se añade aceite y se dejan hasta que las hojas estén fritas y la base cocida.

Compartirlo