Archive for 20 20+00:00 abril 20+00:00 2010

El Sésamo, Fuente Natural de Calcio

El sésamo contiene más calcio que la leche: 25 g de sésamo cubren el 30% de las necesidades diarias.

Su cultivo es uno de los más antiguos de la humanidad. Fué muy utilizado en el antiguo Egipto como ingrediente culinario. En la tradición hindú su semilla representa el principio de la vida y es símbolo de la inmortalidad. En la antigua Grecia, Hipócrates (padre de la medicina), la recomendaba en sus tratamientos curativos.

biobaby-sesamo

Las semillas de sésamo contienen una gran riqueza nutricional. Son verdaderos tesoros ricos en ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6, aminoácidos esenciales y es una de las mayores fuentes asimilables de calcio y magnesio. Es un alimento que, junto con la soja, aporta más lecitina, sustancia que actúa como emulsionante de las grasas y realiza un rol fundamental en nuestro organismo: Es componente esencial del tejido nervioso, se encuentra en la sangre y en la bilis. Su gran riqueza en lecitina le confiere un poder protector y estimulante del sistema nervioso central, lo que favorece la actividad mental, la memoria y combate los estados depresivos. Debemos destacar su alto contenido en proteína de gran valor biológico, es decir, contiene todos los aminoácidos esenciales; concretamente el aminoácido triptófano que es el precursor de la melatonina y de la serotonina, que realiza una excelente función reguladora de nuestro sistema nervioso, causando una sensación de bienestar y favoreciendo el sueño.

El sésamo es una rica fuente de vitaminas, especialmente del grupo B y vitamina E (gran antioxidante que favorece la eliminación de metales pesados, y ayuda a mantener el tono muscular y nervioso). Además y en cuanto a minerales se refiere, las semillas de sésamo son la mejor fuente de calcio biodisponible, ya que no solo contiene una gran cantidad de este mineral, sino que la acompaña de otros minerales como magnesio, fósforo, silicio y cinc, favoreciendo su absorción y asimilación.

Características:

  • Es un excelente antioxidante.
  • Actúa contra hongos y bacterias.
  • Favorece el buen tránsito intestinal por su alto contenido en fibra.
  • Gran acción antiparasitaria.

Es útil frente a problemas nerviosos: agotamiento, estrés, pérdida de memoria, depresión, irritabilidad, insomnio.

Excelente complemento nutritivo para personas sometidas a gran actividad mental o intelectual. También ayuda a soportar exigencias físicas: prácticas deportivas, embarazo, lactancia o períodos de convalecencia. Como sumatoria de estas virtudes se explican sus tradicionalmente reconocidas características afrodisíacas, pues ayuda a mantener la capacidad sexual.

Otro campo terapéutico de este magnífico complemento nutritivo es el de los problemas circulatorios. Su capacidad de disminuir el colesterol en sangre lo hace indicado en arteriosclerosis, prevención de infarto de miocardio y de trombosis arterial. También es útil en casos de hemorroides e irregularidades menstruales.

DERIVADOS DEL SÉSAMO:

EL TAHIN:

El tahini, también denominado tahina o tahín, es una pasta de semillas de sésamo muy sencilla de elaborar y que ofrece un sabor delicioso a muchas elaboraciones culinarias, siendo tradicional de la cocina de Oriente Medio, como en la elaboración del hummus por ejemplo.

El tahini es un alimento muy antiguo, se elabora moliendo las semillas de sésamo emulsionándolas con aceite y con agua, o sólo con agua porque las semillas son oleaginosas, hasta obtener una pasta cremosa y de pronunciado sabor. Es un alimento muy nutritivo, dado que su base son las semillas de sésamo, aporta grasas insaturadas (alrededor de un 55%), entre ellas la lecitina (más que la soja), hierro, proteínas, calcio, zinc, fibra… pero hay que tener en cuenta de que es un producto muy calórico y no conviene abusar de él.

Si quieres hacerla en casa, este es el procedimiento:

Para empezar, debes tostar ligeramente el sésamo, puedes hacerlo en una sartén sin aceite o en la bandeja del horno durante 5-10 minutos a 180º. Debes moverlas a menudo y cuando veas que toman un poco de color y desprenden su inconfundible aroma, retíralas.

Dispón las semillas en un recipiente hondo y tritúralas poco a poco agregando un hilo de agua hasta que consigas la textura deseada, cuanto más ligera la desees, más agua le tendrás que añadir. También puedes agregar aceite de sésamo, sobre todo para su conservación, es ideal cubrir la pasta con aceite.

Con esta pasta de sésamo podemos hacer muchas salsas que nos ofrecerán ese sabor característico a frutos secos, está deliciosa untada sobre una tostada o aligerada con yogur, tomate, pimentón o ajo entre otros ingredientes (hay cantidad de recetas similares).