Archive for 9 09+00:00 abril 09+00:00 2010

Limpiadores Ecológicos

Los productos de limpieza se componen, en general, de mezclas de varias sustancias que combinan distintas propiedades en función de la suciedad, la superficie y el tipo de espacio que se desea limpiar o la dureza del agua con la que se limpia.

Así, un limpiador general puede contener un tensioactivo (sustancia que desagrega la suciedad, se une a las grasas y facilita su disolución en el agua de lavado) junto a un álcali (sustancia cáustica como el amoníaco, hidróxido de sodio o hidróxido de potasio). Un detergente puede contener tensioactivos, agentes secuestrantes (sustancias que impiden que los minerales cristalicen, se precipiten o se incrusten en los materiales con los que contactan), blanqueantes, colorantes y perfumes. Además, suelen emplearse varios ácidos, que se utilizan para remover materiales incrustados.

Buena cantidad de estas sustancias llegan a la naturaleza a través de los desagües y siguen impactando en el medio ambiente, provocando, por ejemplo, la eutrofización de los ríos entre muchos otros problemas conocidos.

A continuación os paso un listado de productos naturales que pueden usarse como limpiadores que nos permiten ahorrar un poco de dinero, y además son seguros para nosotros y el medio ambiente.

Ecolimpiador
• • 800 ml vinagre de vino blanco
• • 180 ml alcohol (96%)
• • 15 ml aceite esencial de pino (150 gotas)
• • 5 ml aceite esencial de menta (muy buen bactericida) (50 gotas)
• • Aplicación: 1 tapón/cubo agua

Otro ecolimpiador
• • 1 cucharada de jabón líquido vegetal
• • 1 cucharada de zumo de limón
• • 1/4 de litro de agua tibia
• • Mezclar todos los ingredientes y aplicar con esponja o trapo.

Para la vajilla
• • Tres cucharadas de jabón blanco rallado
• • Media taza de vinagre
• • Un litro de agua

Limpiador de usos múltiples
• 2 tazas de vinagre blanco destilado
• 2 tazas de agua
• 20 a 30 o más gotas de aceite esencial (opcional)
• Usos sugeridos: superficies duras como encimeras y pisos de la cocina, ventanas y espejos.
• 800 ml vinagre de vino blanco
• 180 ml alcohol (96%)
• 5 ml aceite esencial de pino (150 gotas)
• 5 ml aceite esencial de menta (muy buen bactericida) (50 gotas)
• Aplicación: 1 tapa/cubo agua

Para los inodoros
Opción 1:
Espolvorear el inodoro con bicarbonato, rociar con vinagre, déjalo reposar por lo menos 30 minutos y friégalo con un cepillo de baño.
Opción 2:
Pon 1/4 taza de bórax en la taza de baño y déjalo por lo menos 30 minutos. Agita con un cepillo de baño y
luego friégalo. Unas cuantas gotas de aceite de pino ayudan a una mejor desinfección. Sin embargo, ten cuidado porque algunas personas son alérgicas al aceite de pino
Blanqueador para la ropa
Como blanqueador usa peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) en vez de cloro. Remoja la ropa sucia blanca por 30 minutos en la lavadora con 1/2 taza de peróxido al 20 por ciento y lávala como siempre.

Cera para los muebles
Si quieres que la madera brille, mezcla:
• 1/4 taza de aceite de oliva
• 1/4 taza de vinagre blanco destilado
• 20 a 30 gotas de aceite esencial de limón o 2 cucharaditas de jugo de limón (opcional)
Agítalo bien antes de usar, luego moja un trapo limpio y seco con la cera

Desatascador de desagües
• 1/2 taza de bicarbonato
• 1/2 taza de vinagre

VINAGRE: Es descalcificador, desinfectante y desincrustante. Podemos dejar vinagre blanco toda la noche en el inodoro. Opcionalmente, se puede añadir algunas gotas de aceite esencia de lavanda o de pino. Para limpiar los cristales, los azulejos y el suelo ponemos vinagre y agua a partes iguales dentro de un pulverizador manual. Fregamos luego con un trapo suave o papel de periódico. Se usa como desengrasante para quitar los residuos de la vajilla y los cristales. Sumará el efecto si le agrega unas gotitas de detergente. Otro uso es como suavizante para la ropa, agregando un poco en la gaveta destinada al suavizante químico habitual. Dejará la ropa suave, con un agradable aroma y además reavivará los colores de sus prendas.

BICARBONATO: Para limpiar fregaderos, azulejos, mármoles de cocina y baño, ponemos bicarbonato encima de un trapo húmedo.
Para alfombras, se tira por encima y se retira con el aspirador al cabo de una o dos horas.
Fregaderos: en agua caliente mezclamos una taza de bicarbonato y una de vinagre.
Limpiador de hornos: en frío, se hace una pasta con agua y se pasa por el horno.
Para las manchas de sudor de la ropa, las mojamos en agua con un poco de bicarbonato.
Se puede utilizar ocasionalmente como dentífrico (hacemos una pasta espesa de bicarbonato y agua).
Limpia metales: llenamos una paella con cuatro o cinco dedos de agua, añadimos una cucharada de sal y otra de bicarbonato. Calentamos el agua hasta que hierve, ponemos los metales, hervimos durante cinco minutos y luego lo retiramos y enjuagamos.
Neveras: utilizamos bicarbonato disuelto en agua, luego aclaramos con agua limpia.
Latón y cobre: hacemos una pasta a partes iguales con limón y sal, o bien con vinagre y sal o vinagre y bicarbonato.

EL ZUMO DE LIMÓN: Es el mejor desodorante, su acidez hace imposible la vida de los microbios responsables de los malos olores.
Para limpiar el hígado, se mezcla zumo de limón con una cucharada sopera de aceite. Se puede añadir agua o miel. Se toma por la mañana en ayunas.
Es un buen abrillantador de metales como bronce y cobre.
Para abrillantar los muebles utilizamos zumo de limón y el doble de su volumen de aceite.
Podemos guardar las pieles de los limones en la nevera y cuando hemos de lavar con la lavadora las ponemos dentro en una bolsa de ropa. Actúa como lejía y suavizante.
El limón contiene aceites esenciales y bioflavonoides. Es antioxidante, quita las manchas y tiene un olor refrescante.

Pero si te sigue dando pereza hacer tus propios limpiadores te informo que Carrefour ha puesto a la venta una línea de limpiadores ecológicos y también existen los de las marcas Ecover y Ecolino que son muy buenos limpiadores, los encontrarás en tu tienda naturista más cercana o en internet.

Y recuerda que el cuidado del medioambiente se basa en las 3R: reciclar, reducir y reusar.

La Cúrcuma

La palabra cúrcuma, que es como la bautizamos en España, viene del árabe kourkoum (azafrán), ya que ellos creían que la cúrcuma era una variedad del azafrán.

Originaria de la India, China y Oriente Medio, se cultiva desde hace más de 2.000 años, ya que se había descubierto desde hace mucho tiempo que el rizoma, reducido a polvo, permite conservar la frescura, el sabor y el valor nutritivo de los alimentos.

Su consumo está asociado con la prevención y el control de la acidez gástrica, prevención de cálculos biliares y renales. Su efecto depurativo es beneficioso para el organismo ya que se encarga de regular los niveles de colesterol malo que afecta a nuestras arterias, además es un remedio eficaz contra la inflamación. Recientes estudios han concluido que puede ser una importante forma de prevenir la aparición del alzheimer.

Aquí en Occidente está siendo, durante las últimas décadas, objeto de muchísimos estudios con el fin de confirmar y explicar el porqué de sus propiedades.
El componente activo de la cúrcuma es la curcumina, que da además a la Cúrcuma su peculiar color amarillento.

Es muy recomendable para aliviar el dolor ya que tiene un buen poder antiinflamatorio. Las personas con artritis encuentran en la Cúrcuma un buen aliado ya que calma el dolor y favorece la eliminación de toxinas.

Ideal en la lucha contra la formación de coágulos en la sangre ya que limita la agregación plaquetaria mejorando así la circulación y previniendo la arterosclerosis.

Favorece el buen funcionamiento del hígado ya que lo protege de toxinas, disminuye el colesterol, ayuda a que la bilis sea más fluida y puede colaborar, en algunos casos, en la lucha contra la hepatitis.

Puede reducir los niveles de glucosa en los diabéticos.

Muy conveniente en inflamaciones de la boca (enjuagues con el polvo) En caso de encías muy sensibles podemos cepillarlas con un poquito de polvo.

    La Cúrcuma puede ser un buen aliado en la lucha contra el cáncer ya que

  • Favorece la eliminación de sustancias cancerosas.
  • Ayuda a nuestro cuerpo a producir sustancias anticancerosas como el Glutatión.
  • Además hemos de añadir su gran poder antioxidante (en algunos estudios se habla de que es hasta trescientas veces más potente que la vitamina E)

También podría ayudarnos en el control del crecimiento de los tumores ya que, ayuda a controlar los diferentes factores que favorecen su crecimiento.

Yo desde que la conozco la utilizo como colorante alimenticio en arroces, en purés, etc. Es muy fácil de encontrar, siempre la encontras en mercadillos, herboristerias e incluso en algunos supermercados.

Cazuelita de Espinacas

Rico, rico…

LA ESPINACA


Originaria del sudoeste asiático e introducida en España alrededor del siglo XI la espinaca es una verdura de grandes propiedades nutritivas.

Su origen proviene de spina o espina, que curiosamente aparecen cuando esta verdura se encuentra en su punto de maduración.

Siendo su mejor época en los meses que conllevan el otoño y la primavera, la espinaca se destaca por:

  • Poseer gran cantidad de agua permitiendo una correcta hidratación con poca cantidad de grasas.
  • Es uno de los vegetales con mayor cantidad de proteínas y fibra
  • El fuerte de las espinacas son los minerales y vitaminas, lo que hacen diferenciarla del resto
  • Vitaminas C y E están presentes en ella, mientras que también podremos encontrar provitamina A todas de gran poder antioxidante.
  • Proveedora de vitaminas del grupo B como B2, B6 o en menor cantidad B3 y B1
  • Ricas en hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo, yodo y sodio todos minerales de gran ayuda para la absorción de los alimentos
  • Sistema digestivo, nervioso, óseo, y celular se encuentran ampliamente protegidos por sus distintas propiedades
  • Ayuda a regular la glándula tiroidea mediante el yodo que posee, previniendo problemas de tiroides
  • De gran importancia para la salud de nuestros ojos la espinaca posee ácido ferúlico, glutation, ácido beta-cumárico, ácido cafeico, y carotinoides.

Sin duda alguna, la espinaca es una de las verduras de mayor importancia nutritiva.

RECETA

INGREDIENTES

1 Manojo de Ajos Tiernos

1 Manojo de Espinacas Frescas

2 Huevos

50 Gramos de Queso Rallado

Aceite de Oliva

Sal

ELABORACIÓN

Troceamos y lavamos las espinacas y los ajetes. Ponemos en una olla o cazuela un poco de agua para cocer las espinacas. Se cuecen muy poquito para que no pierdan propiedades, unos 2 minutos. En la misma olla o cazuela una vez escurridas las espinacas ponemos un poquito de aceite de oliva y rehogamos los ajetes y las espinacas. Precalentamos el horno a 180º mientras hacemos todo lo anterior. Una vez rehogado, lo introducimos en cazuelitas de barro que aguantan mejor el calor y conservan mejor los alimentos. Espolvoreamos el queso que en mi caso rallé directamente y esclafamos un huevo ecológico en cada cazuelita. Lo metemos al horno y en unos 10 minutos estará listo para disfrutar.

Aconsejo comer directamente de la cazuelita ya que lo comes calentito y el barro le da otro punto de sabor.

RESULTADO

Hay que comer epinacas para estar fuerte como Popeye.